martes, 30 de noviembre de 2010

Carta de un hermano combatiente.


Entre trincheras y flancos, he aprendido a valorar a cada hermano que con el alma vestida de soldado se cruza en mi camino señalándome una mejor estrátegia para el combate, tal es el caso de Iyulʹ Kaláshnikov, un ser humano por quien guardo infinito cariño y respeto. Hace un par de días recibí de su parte una grata invitación para hacer vida en su blog Antítesis Global, el cual debo reconocer es un espacio de reflexión y análisis, por lo cual me es imposible negarme ante tan honrosa propuesta. Del mismo modo se ha enarbolado mi animo de lucha, sobre todo luego de recibir la  carta que transcribo textualmente y que por el calor humano y espíritu de combate que guarda su contenido he querido compartirles.
Recibimos con infinita alegría y entusiasmo su incorporación al cuerpo combatiente de "Antítesis Global" Disparamos nuestros fusiles AK 47 y 103 al aire en señal de júbilo, se escucha el toque de diana que nos indica el comienzo de un nuevo amanecer para nuestro blog y un importante reimpulso para el logro de nuestro objetivo último, la emancipación de la humanidad. Muchísimas gracias camarada, esperamos estar a la altura de su espíritu de combate, de su gallardía a la hora de enfrentar las adversidades y de su don de mando capaz de dirigir hasta la victoria a cualquier ejército o cuerpo combatiente bajo su tutela e indiscutible liderazgo. Tampoco hay que olvidar su fiereza ante el enemigo común, el terror que su persona le proporciona al bando enemigo solo es superado por su capacidad de aplastar y exterminar a toda fuerza que intente alejarnos de nuestra victoria final.

Comandante Tania, camarada, hermana de ideas y de luchas, será todo un honor compartir el fragor de la batalla con usted. Mi persona, un humilde soldado, siempre leal a las llamas de la guerra, le rinde los más sagrados honores. La historia nos pide que nos levantemos y actuemos ante las circunstancias que ella misma nos impone, la historia nos llama y nos invita a derrotarla. Tal y como lo reza nuestras fuerzas armadas ¡Luchar! ¡Luchar! y ¡luchar!, sin amilanarnos, sin desmoralizarnos, sin dar la otra mejilla. Camarada y comandante Tania, con mi fusil y la bayoneta siempre lista, ¡hasta la victoria siempre!
Iyulʹ Kaláshnikov

Caracas,30 de Noviembre de 2010

No hay comentarios: