lunes, 22 de noviembre de 2010

Earle Herrera, un poeta de nuestro pueblo


Earle nació en la cálida  Mesa de Guanipa,  al sur del estado Anzoátegui, rodeado de chaparrales y calles planas, con la sabana bordeandole los sueños y los amores "tigrenses" atravesándole el alma, alma de poeta.

Él es diputado, Periodista, escritor y sobre todo un gran revolucionario, de esos que como decía el Che, están guíados por los más grandes sentimientos de amor. A proposito, el año pasado presentó su poemario "Desmorir de amor" y la ocasión se hace propicia para dejarles algunos estractos del mismo, que en mi opinión a muchos y muchas les hará trasladarse al plano infinito en el que corazón se abré entre versos y deja salir más de un suspiro.

Anduve a ciegas / sin rosa de los vientos / que a tu rosa me llevaran / El norte fue embriagante / palabra y verbo / la palabra silente, el verbo de fuego / (…) / Bajé al sur / ¡oh el sur! Tierra húmeda, grama tibia / sur huracanado / Frenesí / Entrega / Extraviado / ya no pude volver a los otros puntos / perdido como estaba / en el sur profundo / en tu sur / donde arrié mi bandera. (Al sur del amor, fragmento)

Desmorir de amor en la selva profunda / amarse entre las lianas hasta la vida / Amar a la amada amar al mundo / amar la vida hasta la muerte / Amar a los niños y a los árboles / amar a los pobres y al planeta / Amarte a ti con pasión y deseo / amarte a ti sin lógica posible / Amarte hasta más allá de la vida / desmorir para amarte más allá de la muerte. (Amar hasta desmorir, fragmento)

Ya no le canto al desengaño el amor / ha tocado a mis puertas cuando no lo esperaba / cuando no lo creía y lo daba por muerto / (…) / Voy a desmorir pronto a desmorirme todo / a desenterrarme y volver a entregarme / para que me queme lo que ayer me quemó”. (Desmorir de amor, fragmento)

Por todos los mayos de tus ojos / mayo para la cruz o los velorios / de caña y canto procesión y credo / de luna y contracanto / y yo tan lejos / (…) / Rosas regadas en París / aquel Mayo del 68 / O rosas fusiladas en Praga / otra oscurecida primavera / Mayo también / aquella mirada la primera / que se quedó en la tuya / hasta la última mirada de tus mayos / por todos los mayos de tus ojos. (Te amaré en mayo, fragmento) 


No hay comentarios: