miércoles, 8 de agosto de 2012

Las nuevas tecnologías y su rol en la democracia deliberativa.

Por: Nehomaris Sucre


Tal como indica Martí (Ídem) esta deliberación democrática se acopla en un armazón doble: en primera instancia, debe crearse en la categoría institucional, logrando que los órganos representativos y los procedimientos decisorios sean lo más democráticos y deliberativos posible, e instaurando, en la medida que se pueda, nuevos escenarios y herramientas de participación y deliberación; y, en segunda instancia, la deliberación pública debe hacerse de modo libre e informal en el espacio público no institucional, integrándose por los medios de comunicación, las universidades, la sociedad civil organizada, etc. , así como por los debates y discusiones que los ciudadanos realizan en cualquier ámbito público.

 Para el autor (Ídem) es innegable que, si abrazamos un modelo como éste, las TIC pueden ser muy provechosas a fin de promover la deliberación democrática tanto en el espacio institucional como en el escenario público de carácter  no institucional, como de hecho está sucediendo actualmente. De este modo, las TIC constituyen un mecanismo para la promoción del debate en el marco de la democracia deliberativa, no obstante, se requiere de una cultura política en la que los ciudadanos tengan conciencia de esto, de lo contrario las TIC en el campo de lo público sólo serán una herramienta para la propaganda más que para la deliberación. 

Fuente:
Martí, J. (2008). Alguna precisión sobre las nuevas tecnologías y la democracia deliberativa y participativa. En: Revista de Internet, Derecho y Política.